Comiendo para ser FELIZ

Actualizado: 26 de sep de 2018

Por Cata Crichton



¿Quién no se ha sentido más de alguna vez con ese mal humor constante, algo triste, un tanto bajo de energía o hasta con falta de concentración?. Para varios esto podría ser algo normal, a lo cual te vas acostumbrando, no haces nada y sigues adelante con tu día a día.


¿Te has preguntado alguna vez si esto tiene relación con los alimentos?, yo creo que para varios suena extraño, pero les cuento que los alimentos además de nutrirnos, pueden modificar el estado emocional e intelectual. Lo que sí tenemos claro es que llevar una alimentación inadecuada nos hace ganar algunos kilitos, alterar en algunos casos el colesterol y azúcar en sangre, generar enfermedades cardiovasculares y varias otras cosas, pero la falta de ciertos micronutrientes importantes nos puede jugar una mala pasada con los estados anímicos y la forma en que los sentimos.


Nuestro cerebro, un avanzado e importante laboratorio, consume alrededor de un 20% de la energía del organismo que es obtenida de la alimentación y esto porque está encargado de ordenar básicamente todas las señales que serán enviadas a diferentes partes del cuerpo. Ahora, si queremos que nuestro cerebro sea eficiente y envíe estas señales de la forma correcta, este 20% de energía debe cumplir con ciertos requisitos básicos, uno de estos es tener un buen aporte de micronutrientes, como las vitaminas del complejo B, ácido fólico, magnesio, vitamina E, entre varios más.


En el último siglo los hábitos alimentarios de la mayoría de las personas han cambiado, se nota un aumento en el consumo de azucares y grasas de mala calidad, provocando literalmente desastres en la función cerebral, oxidando por completo numerosas neuronas, generando de esta forma mucho más estrés, depresión, mal humor, irritabilidad, ansiedad, todos considerados desórdenes emocionales y mentales. Muchos recurren al psiquiatra tras estar así por mucho tiempo, algunos a pesar de estar con algún tipo de terapia farmacológica no se sienten del todo felices o no logran controlar por completo los problemas, pero: ¿y la dieta?, ¿se hizo algún cambio en la manera que comen?, la mayoría no está consciente que debe mejorar esto y a veces el cambio debe partir por acá.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 2020, la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo en personas de 20 a 50 años, dato súper desalentador, pero al parecer nuestros problemas pasan primero por el refrigerador y la despensa.



Hoy, mi aporte será darles algunos consejos sobre cuales son los micronutrientes que deben tener presentes día a día en su alimentación para mantener estados emocionales equilibrados.

-Vitaminas B12 (pescados, vacuno y huevo) participan en la fabricación de nuevas neuronas.

-Yodo (huevo, almejas y algas): con éste nuestra tiroides funcionará mejor.

-Magnesio (salmón, pescados, cereales integrales, palta y arvejas): alivia los músculos, sistema nervioso y ayuda en funcionamiento mental, además mejora la memoria y el aprendizaje.

-Vitamina A (mariscos, huevo, vacuno, brócoli y espinaca): también ayuda en la síntesis de nuevas neuronas y permite que algunas enzimas fabriquen dopamina, esencial para nuestro humor, aprendizaje y la memoria.

-Vitamina E (almendras, nueces, semillas de girasol y espinaca): antioxidante poderoso que nos protege de los radicales libres.

-Calcio (almendras, nueces, verduras de hojas vedes como espinaca y derivados lácteos de buena calidad): regula el circuito eléctrico de nuestro cerebro y corazón.

-Fibra (granos enteros como arroz integral, avena integral, legumbres y algunas frutas con cáscara): colabora para que nuestra motilidad intestinal funcione correctamente y evita la estitiquez que puede llegar a ser muy incómoda.

-Ácido fólico (espinaca, legumbres y frutas cítricas) mantiene en buen estado todos nuestros neurotransmisores, importantes en la señales químicas del cerebro.

- Ácidos grasos omega 3 (salmón, sardina y huevos enriquecidos): grasa indispensable para todas las células, alivia la inflamación causada por algunas enfermedades.

- Vitamina D (se sintetiza gracias a la exposición solar, se necesitan de 10 a 15 minutos diarios. Sus precursores están en huevos y pescados): participa en la absorción del calcio y fósforo.



Como ven, estos micronutrientes cumplen funciones realmente importantes para nuestro equilibrio interno y con una alimentación variada y planificada se pueden obtener sin problemas. El tema, es que las personas tienden a la monotonía y tampoco saben como combinar los diferentes alimentos ni las cantidades.


Mi conclusión es que todos buscamos ser felices, pero a veces el escaso tiempo libre y la falta de conocimiento en algunos temas nos hacen preocuparnos y conectarnos muy poco con el lugar que habitaremos por muchos años: nuestro organismo.



www.lainvitacionnutricion.cl  I © 2017    Juan Enrique Concha 495, Ñuñoa. Santiago de Chile / Servicio a domicilio 

             info@lainvitacionnutricion.cl           9.9909.0855 / 9.7302.4258             

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle